Correr ¿con dolor de pies?

A pesar de ser bueno para la salud en general, correr es más difícil para los pies que cualquier otra actividad física.

Y quizá lo que no sabías es que el dolor en los pies es común en los corredores recreativos y competitivos y es fácil entender por qué.

El pie del corredor promedio golpea el suelo con dos o tres veces el peso corporal normal. Vemos entonces que en el transcurso de alrededor de 5 km, un corredor de 68 kg expondrá sus pies a un impacto total de 150 toneladas.

Teniendo en cuenta la paliza que los pies reciben durante la carrera, el calzado adecuado es crucial para prevenir el dolor en los pies, por lo que el dolor en el pie relacionado con la carrera a menudo se debe principalmente a la falta de un buen calzado para correr.

Afortunadamente, hay formas para que los corredores eviten que sus pies sufran dolor.

Ahora bien cuáles son en general los problemas comunes. El dolor en los pies debido a la carrera puede ir desde molestias menores hasta lesiones potencialmente devastadoras.

Las siguientes son cinco quejas comunes de dolor en el pie entre los corredores:

  • Dolor en el talón. El dolor en el talón se debe a una afección inflamatoria llamada fascitis plantar. La fascia plantar es una banda de tejido que conecta la parte inferior del talón con la bola del pie y es particularmente vulnerable a las lesiones por esfuerzo repetitivo al correr.
  • La irritación e hinchazón de los tendones en los pies provoca tendinitis y, a menudo, afecta el arco del pie. Puede ser causado por exagerar y correr demasiado o demasiado rápido.
  • Exceso de pronación. La rotación excesiva hacia adentro del pie cuando toca el suelo (sobre-pronación) puede causar tensión en los tejidos del pie y eventualmente provocar dolor en el pie. Los zapatos para correr con el soporte adecuado pueden ayudar a prevenir este problema.
  • Dolor en el pie. Los zapatos para correr que son demasiado pequeños pueden hacer que los dedos se golpeen contra la parte delantera del zapato cada vez que el pie toca el suelo, causando dolor debido al trauma. A menudo, las uñas de los pies se dañan tanto que se vuelven negras y hasta se caen. Al asegurarse de que los zapatos para correr tienen suficiente espacio en la caja de los dedos de los pies puede proteger los pies de este tipo de lesiones.
  • La fricción entre la piel y los zapatos puede causar ampollas dolorosas. Este problema de dolor en el pie puede verse agravado por la humedad, así como por los zapatos para correr que no sean los adecuados.

Vemos que en general, toma vital relevancia el calzado.

El uso de zapatos diseñados específicamente para este deporte puede ayudar a prevenir muchos problemas de dolor en el pie.

Las zapatillas o tenis para correr tienen un acolchado adicional para amortiguar el impacto de golpes repetidos y están diseñados para proporcionar soporte y estabilidad para el arco del pie.

Los zapatos para ejercicio hechos para otras actividades, como aeróbicos, tenis o baloncesto, pueden no tener estas características.

Muchos tipos de zapatos para correr están diseñados para varios tipos de pies y movimientos. Lo mejor es comprar zapatos para correr en una tienda especializada, donde el personal puede evaluar tu forma de andar y sugerir calzado para correr que responda a las necesidades específicas de tus pies.

Existen otros aspectos a cuidar para evitar problemas y en especial el dolor de pies sin embargo, el contar con un buen calzado ayudará a cualquier atleta competitivo o aficionado a mantener sus pies más cómodos y dispuestos para esta actividad física.

Por otro lado, si eres una persona diabética, habrá que tener mucho más cuidado con las recomendaciones y el calzado. Recordemos que el pie diabético requiere de mayor supervisión.

Ahora que si tienes un dolor persistente en el pie mientras corres, visita a un podiatra. El dolor en el pie mientras corre no es norma. Un podiatra puede recetarte inserciones ortopédicas especiales para tu calzado deportivo o recomendarte otros remedios que te ayuden a correr nuevamente sin dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *