Movimiento en Común

El día de ayer, compre unas balanzas para poder medir mi rendimiento al practicar deporte ya que sin medición nada tiene sentido.

El deporte es fácilmente una de las mejores actividades que ha sido desarrollada por el hombre lo largo de los siglos y milenios puesto a que este desata enormes cualidades éticas de entre competidores y para con ellos mismos. El deporte también –cuando practicada de manera seria y esquematizada- desata grandes destrezas como lo es la disciplina, el trabajo duro y sobretodo la persecución de una meta u objetivo que por lo general sobrepasan los limites ordinarios del ser humano tanto físicos como mentales. Dentro del reino deportivo existen varias disciplinas muy distintas y todas extraordinarias en su propio ser. Sin embargo, para mí,  los mejores deportes son los de contacto.

Los deportes de contacto son las disciplinas mas parecidas a lo que solía ser la guerra cuando dos soldados se enfrentaban cara a cara en el campo de batalla donde todo el entrenamiento físico y mental que habrían puesto antes de aquel momento era simplemente lo que determinaría si ese día morían o vivían, si veían a sus seres queridos de nuevo o no. Esto es algo muy fuerte, algo que el día de hoy se refleja de manera muy clara en un ring o en un octágono donde dos peleadores lo ponen todo en la línea.

Mientras que existe una gran variedad de deportes de contacto, todos ellos tienen una filosofía parecida, y movimientos similares, cuya utilización propia  y adecuada pueden otorgar un gran margen de ventaja para con un oponente. Este movimiento en común del que en este momento hablo es un golpe básico que tiene varios usos : este golpe es el jab. Quien sepa utilizar este golpe de manera oportuna, será el que muy probablemente vencerá en cada contienda. Sin embargo, contrario a la opinión popular, el jab no es un golpe de una sola tinta sino uno que tiene muchas facetas de efectuación.

Mientras que el jab tiene muchas tintas y colores, es necesario saber, que siempre se efectúa con la misma estructura y no puede cambiar. Esta estructura consiste en un golpe completamente vertical dirigido hacia el rostro del oponente y nunca a ninguna otra parte del cuerpo puesto a que la retribución del contrincante puede ser una fatal debido a que el jab es un sable de hoja  muy delgada de letalidad mayor en conjunto cuando bien efectuado pero el peor error cuando mal hecho puesto que esto puede causar las consecuencias mas graves en una pelea.

Esto es debido a que un mal jab siempre provoca una gran apertura en la guardia donde puede entrar otro jab bien efectuado cuyo efecto puede ser el de desestabilización,  desgaste, desorientación o un noqueo así como  se puede dar el caso de implementar –en contra de un mal jab-  algún otro tipo de golpe aun mas letal como un gancho a los extremos o arriba. Sin embargo si se sabe utilizar bien los cuatro tipos de jab en cada momento oportuno, siempre se saldrá victorioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *