La Reputación de las Naciones

Hace dos días recibimos unas máquinas flejadoras provenientes de Cuba, ya que hemos firmado un contrato a 20 años con una fabrica cubana de producción de estas máquinas, algo que fue un excelente trato debido a la situación económica y política de toda la región caribeña, especialmente en aquella isla ya que debido al levantamiento de los embargos comerciales impuestos por E.U.A, la isla de cuba tiene ahora mucho mayor libertad económica habilitándole a importar y a exportar sus bienes, algo que podrá alterar la realidad de la isla cubana de cierto modo a corto y mediano plazo y que podrá hacer de ella otra nación a futuro.

Una de las cartas mas importantes que pueda jugar un país para cementar relaciones comerciales con otros países y con empresas de todo tipo es simplemente su reputación. La razón por la cual la reputación de las naciones es tan importante, se debe a que esta, dependiendo de qué tan buena o mala sea esta, será esta el manual de beneficios y riesgos que tendrá una empresa o gobierno de invertir en dicha nación o inclusive de hacer algún préstamo importante.

La reputación de una nación se hace y se forja por la fortaleza o debilidad de sus instituciones ya que las instituciones de un país son aquellas que harán posible o imposible el crear negocio en una nación, lo que en si determinara proporcionalmente el destino y modo de vida de sus ciudadanos, lo que en si afectara directamente al crecimiento o estancamiento económico general de un estado puesto a que de esto dependerá el impuesto que se ha de recibir por parte de los gobiernos.  Aunque esto suene muy sencillo esto verdaderamente es una ciencia compleja llamada economía.

En nuestro caso, debo decir que contamos con una vasta experiencia en cuanto a inversiones en el mercado internacional, puesto a que llevamos en este ejercicio por más de dos décadas. Durante estos veinte años de efectuar inversiones y comercio internacional, hemos visto que tan importante es la reputación de una nación para con el mundo y aquellos elementos que conforman dicho parámetro de credibilidad económica, política y social esencial para formular una estrategia de riesgos y beneficios comerciales a gran escala. Sin embargo, hemos también aprendido a través de un sin número de experiencias,  que la regla y las normas no siempre son absolutas en su ser.

A su vez, hemos aprendido a utilizar bien las oportunidades que ofrece el mundo en sus altibajos para poder lucrar ventajosamente y siempre de manera ética donde ambas partes salgan beneficiadas de los muchos tratos y sub-tratos que se pueden formular en tiempos de crisis y prosperidad.

Cuando decidimos apostar en Cuba, recibimos una gran cartera de críticas constructivas y no constructivas por parte de muchas personas, algo que realmente no influyo en nuestra decisión de formar parte de la nueva economía cubana, una economía que presenta una oportunidad de poca inversión y mucha ganancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *